Lo que hemos hecho no es más que una confirmación: al visitar las webs de otros estudios de arquitectura, ingenierías y diseño que admiramos nos decepcionan. Casi nunca sentimos que en ellas esté representado aquello que despierta nuestra admiración.

Lo más sencillo es mostrar imágenes de los proyectos terminados, buscando la perspectiva e iluminación perfecta creando una instantánea idealizada que no es reflejo de la realidad. Podemos asegurar que hace mucho tiempo dejamos de disfrutar estas ficciones e hicimos de visitar los edificios, lugares, espacios, paisajes,… nuestro pasatiempo más valioso.

El proceso arquitectónico, desde las primeras ideas hasta su construcción, suele ser largo, hablamos de años. No puede ser contado en un solo vistazo rápido por mucho que lo intentemos. Explicar lo que hacemos es complicado, y por eso no queremos ser juzgados por las ejecuciones que producimos, sino por las ideas que las han causado.

Después de pensar durante mucho tiempo por qué deberíamos estar en la red, y como, decidimos utilizar el potencial de Internet para animar a quienes nos visiten a que nos conozcan personalmente.

La nuestra, es una profesión de personas que trabajan para personas. ¿Qué puede ser mejor que juntarse alrededor de una mesa, con un café delante, o sin él, y conversar tranquilamente de como entendemos la arquitectura y el espacio? Los medios digitales son expléndidos, y cambiaran nuestras vidas para siempre, pero aún no hay sustituto para esto.